Páginas

domingo, 1 de julio de 2012

Hikaru no Go


Admiro a Takeshi Obata, es un gran dibujante y artista que se ganó mi admiración por su técnica en Death Note, leyendo un poco algunas entrevistas suyas descubrí que dibujó Hikaru no Go, escrita por Yumi Hotta y publicada en la Shônen Jump antes de Death Note. La historia se centra principalmente en el Go, juego popular de tablero en oriente. Nuestro protagonista, Shindou Hikaru, es un niño de primaria que encuentra por casualidad un tablero de Go en la casa de sus abuelos, y curiosamente, puede ver sangre en el tablero que otros no pueden. De seguido viene la aparición de Sai, un fantasma de la era Heian que fue atrapado en el tablero durante siglos para jugar al Go, Hikaru se muestra interesado pero le hace el favor de echar una partida a un salón de juegos de Go, ahí conoce a Akira Touya, un joven de su edad que juega al Go casi a nivel profesional, e inconscientemente juega contra Sai, pensando que es Hikaru el que juega, a su sorpresa, muestra un nivel muy superior y nace una necesidad suya de descubrir quién es Hikaru.
Es una historia un poco difícil de entender a la hora de los juegos si uno no sabe cómo jugar. Pero el ambiente que emiten en las partidas dependiendo de las personas, banda sonora, y estrategia engancha bastante (aunque no sepas de la última). Por algo este manga ha hecho del Go un juego muy popular en japón. Los personajes en todo momento se intentan superar, los dramas que hay pueden llegar a emocionar a los sensibles y enganchar al resto. Ver cómo la relación de Hikaru-Touya evolucionar a lo largo de la historia me produjo tristeza/motivación, no puedo dar detalles, simplemente va cambiando hasta que lo olvidan para introducir nuevos personajes a los que cojeremos cariño, reiremos con ellos y hasta puede ser que lloremos por sus desgracias.
Conforme se acerca al final el guión coje mucha fuerza y engancha. Nos muestran el amor por este juego y lo profundizan. Aprendemos a empatizar con todos los personajes aunque algunos no hagan tantas apariciones como las que hicieron en su día. Podemos ver cómo un chaval que no tenía ni idea de jugar al Go, por la casualidad del destino llega lo más lejos que pueda en este juego. Aun si el anime tenga un final que te deja con ganas de más tenemos una OVA de más de una hora para mostrar un poco más de la historia del manga. Debo decir que si uno se ve este anime, también se debería de leer el manga para atar los cabos sueltos que deja el anime.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada